Inaguración de un parque de mayores en C/ Océano Atlántico

Ayuntamiento de Zaragoza empieza a dar luz verde a algunas de las peticiones demandadas durante años por los vecinos. Los presupuestos de 2018 también contemplan la apertura de la calle Hayedo.

El

El pequeño parque de mayores que se acaba de inaugurar en Hispanidad es mucho más que una zona en la que realizar ejercicio al aire libre. Supone un primer paso en el compromiso adquirido este año por el Ayuntamiento de Zaragoza de dar luz verde a las peticiones que los vecinos de esa parte del distrito Oliver-Valdefierro llevaban años demandando y que no conseguían que avanzaran de la lista de ‘asuntos pendientes a ejecutar’.

 Su inauguración, prevista para finales de enero, se ha demorado dos meses, pero ha sido recibida con gran entusiasmo. El pasado sábado 24 de marzo, medio centenar de vecinos se acercaron hasta la calle Océano Atlántico, frente al colegio Hispanidad, para estrenar los aparatos, que completan un parque que ya contaba con una zona de juegos infantiles y pistas de baloncesto, fútbol 7 y patinaje. “Esto ha sido un principio de todo lo que esperamos conseguir desde la Asociación de Vecinos Hispanidad”, subrayaron los asistentes al acto.

La idea de aprovechar una partida de 5.879 euros (IVA incluido) rescatada de los presupuestos de 2017, que correspondía al distrito y que iba a perderse, en la instalación de este nuevo equipamiento ha sido muy aplaudida debido a la edad de los residentes de la zona, “porque el 60% tiene más de 60 años”, recordó el presidente del colectivo vecinal, Joaquín Aznar, y porque desde que cerró el Stadium Delicias en el 2002 “nos quedamos sin ningún punto de encuentro en el barrio en el que realizar actividades”, apuntó uno de los vecinos.

El nuevo parque cuenta con un banco doble con pedales, unas ruedas para ejercitar los brazos y los hombros, un doble giro de cintura y un banco con doble bicicleta de brazos. A partir de ahora, los mayores del barrio podrán practicar ejercicio al aire libre y compaginarlo con las clases de gimnasia de mantenimiento que reciben en el pabellón del colegio Hispanidad. Los vecinos reafirmaron su compromiso de “darle un buen uso a la instalación” y pidieron que “nadie eche a perder los aparatos con actos vandálicos. Esto se acaba de inaugurar y la rueda para ejercitar el hombro ya está pintada”, lamentaron los asistentes al estreno del parque.

Elena Giner, presidenta de la Junta de Distrito Oliver-Valdefierro, no quiso faltar a la cita, e indicó que es “vecina de Hispanidad desde que era joven y conozco perfectamente sus necesidades, por lo que desde la Junta hemos entendido todo lo que los residentes reclaman y que sabemos que llevan mucho tiempo detrás de ello”. Además, Giner alabó la labor asociativa de la zona y apuntó que como consejera de Participación le toca dialogar con muchos colectivos vecinales “y solo los que están unidos consiguen unir a los partidos políticos para sacar cosas adelante”.

La insistencia de los residentes de Hispanidad ha supuesto que el Consistorio proyecte otras mejoras reclamadas en la zona. Este es el caso de la apertura de la calle Hayedo, que “llevábamos muchos años luchándola y por fin se ha aprobado en los presupuestos de 2018 una partida de 350.000 euros para redactar un proyecto de ejecución de un andador peatonal”, señaló Aznar, lo que permitirá conectar la calle del Monasterio de Nuestra Señora de los Ángeles con la avenida de Gómez Laguna. Giner avanzó que desde el Ayuntamiento “nos vamos a poner ya en marcha con el tema”.

Otra de las reivindicaciones que los vecinos sacaron a relucir aprovechando la presencia de la consejera de Participación fue la construcción de un centro cívico, porque “debido a que somos gente mayor vamos necesitando un lugar cercano a nuestras viviendas para reunirnos y hacer actividades”, dijo Aznar, a lo que Giner respondió que el Consistorio “va a proceder a definir las características del proyecto ajustándose a las necesidades de los vecinos de la zona”.

Para ello, se ha creado una mesa de trabajo con los técnicos municipales para conseguir “un edificio asequible a la realidad de hoy, no el macroproyecto de 9 millones de euros que se planteó en 2005 y que no se puede asumir”, contó el representante vecinal. El resto de asociados compartieron que “somos conscientes de que lo que nos plantearon entonces era inviable, un cuento de hadas” y reclamaron “simplemente un espacio que dé servicio a niños, jóvenes y mayores para no tener que recurrir constantemente a las instalaciones del colegio Hispanidad”.

Escrito por Laura Mateo, para Heraldo de Aragón. 28/03/2018

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *